Temas:

 

• La Confianza en Dios

 

• La Fe Produce Esperanza

 

• La Fe Que Agrada a Dios

LA FE QUE AGRADA A DIOS
                                            HEB. 11.1-6                                  

SEMANA 1

VENCIENDO LA MENTE HUMANA
TEXTO: HEB 11.3
Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. 

Nuestro concepto en cuanto a lo que creemos puede ser posible o lógico, estará siempre limitado a la medida de nuestra fe, hoy vivimos, nos desenvolvemos, gozamos de la vida y lo que nos rodea convencidos de todo, y eso, porque existe un factor que nos asegura que no imaginamos las cosas, sino que ellas existen, ese factor lo llamamos el sentido de la vista; es la vista la que enmarca o pone limites a nuestra mente, de tal manera que somos capaces de concebir ideas basadas en la lógica de lo que hemos percibido por medio de nuestra vista, así nos es posible desarrollar proyectos, como por ejemplo la construcción de una casa, el ensamblaje de un carro, el armar un mueble o sencillamente armar un rompecabezas; pero hay algo mas profundo que eso y es la creación del universo; veamos, creación significa: traer a la existencia algo sin tener materia para ello, esto queda totalmente fuera del alcance de nuestra mente, sin embargo Dios creo el universo y necesitamos que nuestra fe este en acción creyendo en el poder creador de Dios que por medio de su palabra fueron creadas las cosas que se ven y las que no se ven sin que hubiese existido algo antes de ellas; la FE es la sustancia en nuestra relación con Dios que nos permite creer que para El no hay imposibles, hay una verdad que no podemos cambiar “El hecho de que no podamos ver lo que Dios esta haciendo no significa que no lo esta haciendo”  que Dios tan grande!!!

Oremos
Dios creador del cielo y de la tierra hoy agradecemos que en tu bondad nos permitas conocerte mas, eres tan grande, tan fuerte, incomparable, por eso sea tu nombre exaltado y bendecido desde ahora y para siempre, en el nombre de Jesús, Amen.

 

 

SEMANA 2

LA FE TE HACE CORRER A EL
TEXTO: HEB 11.6
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Caminemos por la cuerda de la lógica; en ella miramos que si necesitamos una ambulancia, llamamos al numero de emergencia y nos la mandaran, que si necesitamos una medicina acudimos a la farmacia y ahí la encontraremos y si necesitamos un juguete iremos a la juguetería para poder tenerlo; la Biblia que es la palabra fiel y verdadera de Dios nos insta en repetidas ocasiones a ir y correr si es preciso en dirección a Dios, ejemplo: Torre fuerte es el nombre de Jehová; 
A él correrá el justo, y será levantado. Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz, en el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
 Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Como estas muchas otras invitaciones; pero todo esto nos haría preguntar ¿que razón tendríamos en correr a El? Se que nos dice que seriamos levantados, que seremos salvos, que él ha vencido por nosotros, que nos hará descansar… pero ¿Qué nos asegura que la hará? ¿Qué podemos hacer? Bueno, de acuerdo al versículo que hemos leído, hay dos factores que trabajan, primero que yo me acerque creyendo que el puede y quiere ayudarme, necesito creer que es posible y en segundo lugar creer que él es galardonador de los que le creen; es maravilloso ¿no es así? Entonces corramos a El, corre a El serás salvo, corre a El y serás levantado, corre a El serás sustentado; no estas solo y sin esperanza, Dios esta te esperando, todo lo puede y es galardonador de los que le buscan.

Oremos
Padre mió, gracias por estar ahí para mi, gracias por dejarme saber que premias al que te busca, aquí estoy, te necesito, ten misericordia de mí, a partir de hoy mi corazón es para ti, te lo entrego, se mi Señor y salvador, creo en ti, en el nombre de Jesús, Amen.

Si hiciste esta oración por primera vez o si la hiciste por una necesidad que tienes, déjanos saberlo, llámanos o mándanos un correo electrónico, estaremos orando por ti.

 

SEMANA 3

EL PREMIO AL QUE CREE
TEXTO: SAL 37.4
Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones  de tu corazón.

La semana pasada terminamos nuestra reflexión corriendo a Dios y el primer resultado es la paz que Dios ha puesto en nuestros corazones que nos hará lógicamente tener una nueva manera de mirar la vida; con ese animo podemos encontrarle sentido al texto de hoy que pide tres cosas: primero deleitarnos en Jehová, segundo encomendarnos a El  y por ultimo confiar en El; son tres verbos que se unen para producir el resultado que se describe en el texto; si no crees en El no puedes deleitarte en El y tampoco puedes esperar en El si no has encomendado tu vida en sus manos; la convicción que tenemos de que la grandeza y el poder de Dios no están fuera de nuestro alcance nos hace vivir confiados, vendrán problemas o cualquier otro tipo de vicisitudes en la vida,  pero como El es nuestro Padre, corremos a El, encomendando en sus manos nuestra vida, tenemos esperanza de que El nos va a ayudar porque sabemos que los que aman a Dios todas las cosas les ayudan para bien, sacaremos provecho aun de las situaciones que nos son adversas, dice la Biblia que si nos deleitamos en El El concederá las peticiones de nuestro corazón; no podemos dudar de ello El es fiel a su palabra; concluye diciendo que encomendemos a El nuestro camino, confiemos en EL y El hará, trabajara obrara a nuestro favor.

Oremos
Padre bueno, debo reconocer que nos estamos deleitando en tu palabra, hoy hemos encontrado premios para nosotros por confiar en ti, gracias por tus promesas, en el nombre de Jesús, Amen.

 

SEMANA 4

EL PREMIO AL QUE CREE
TEXTO: HEB 11.6ª; IS 61.3

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

La benevolencia de Dios es admirable, leyendo en Isaías con detenimiento nos hace pensar, que Dios no tiene limites, porque de tal manera amo Dios al mundo que ha dado a su hijo unigénito para que todo aquel que crea en El no se pierda sino tenga vida eterna; dentro de todo lo que Dios hace por nosotros hay una lista de de cosas o acciones que el toma o hace entre otras cambia nuestro lamento en baile y todo porque le agradamos, según Hebreos porque sin fe es imposible agradar a Dios; es de vital importancia nuestra fe en El, una fe que nos va a permitir mirar las cosas como Dios las ve, , creyéndolas aunque no las veamos con nuestros ojos carnales, pero convencidos de que El no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta, lo dijo y ¿no lo hará? Lo hablo y ¿no lo ejecutara? Todas sus promesas son si en El; es posible, se puede, pero hay una advertencia “el que retrocediere no agradara a mi alma” así que desechemos el desánimo, enfrentemos los problemas, si nos sentimos agobiados por la presión que hay en el trabajo en la casa etc. No te detengas, sigue adelante, confía en El es galardonador de los que le creen, búscale y le hallaras.  

Oremos
Señor y padre nuestro, no hay nada que  quede fuera de orden, todo lo tienes bajo control, hasta el darnos a conocer la manera de agradarte; mira nuestra fe y ayúdanos a ejercitarla de modo que crezca mas y mas, queremos ser agradables ante ti, oramos en el nombre de Jesús, Amen.